Cuando comienza un año, se habla sobre las tendencias que serán dominantes durante los meses siguientes en moda, cultura, deporte, política… En resumen, en todos los aspectos de la vida. Por supuesto, en el mundo del marketing, también existen tendencias. Las empresas deben reinventarse para adaptarse a las tendencias del momento y mantenerse al día atendiendo a las nuevas necesidades de los consumidores. Y en esa tarea de reinvención, el branding, o proceso de construcción de una marca, es un pilar fundamental. Branding no es solo la elección de un color o del logotipo de una empresa; consiste en la elaboración de una estrategia global de comunicación y transmisión de los valores y objetivos de una marca. Es por esto, que esta estrategia, no se puede quedar al margen de las tendencias si se quiere llegar al target deseado.

En BeBrand, como agencia de comunicación especializada en estrategias de marca, estamos al tanto de las preferencias actuales de los consumidores y queremos compartir contigo las tendencias en branding para 2021.

  • Cercanía versus lejanía

 

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que las empresas imponían su criterio a los consumidores, ahora el consumidor es quien lleva las riendas. El público está sobradamente informado, sabe lo que quiere y lo que no. Hay que buscar su complicidad, tratarlos de tú a tú, de igual a igual. Por eso en las empresas es fundamental el departamento de atención al cliente. Y no nos referimos a máquinas parlanchinas que repiten una y otra vez mensajes estándar programados para no dar respuesta a nuestras inquietudes. Queremos personas que nos atiendan y asesoren con cordialidad y empatía. Hoy en día es fundamental para las empresas y en el futuro lo será todavía más, contar con profesionales amables y cercanos.

 

  • Experiencia versus producto

 

En un mundo como el actual, en el que tenemos a nuestro alcance infinidad de productos de todos los colores, formas y tamaños, ya no les basta a las empresas ofrecer sus productos. Ahora el consumidor quiere vivir las experiencias que esos productos le proporcionan. Y que esa experiencia sea memorable y única. Eso solo se lo pueden dar empresas que hagan las cosas de otro modo, marcas que se diferencien para ofrecer experiencias diferentes.

 

  • Relevancia versus intrascendencia

 

Las marcas más relevantes para los consumidores son aquellas que satisfacen sus necesidades. ¿Es lógico, verdad? Pero a menudo lo olvidamos. Creemos que si tenemos un producto “chulo”, si ofrecemos un servicio que “mola”, tendremos una cola de personas deseosas de consumirlo. ¡Qué equivocados estamos! La tendencia de consumo es que las personas ya no quiere consumir por consumir. Quiere satisfacer sus necesidades, no sus caprichos. Escúchale, pregúntale, investiga sobre sus necesidades y ofrécele al usuario lo que realmente necesita y conseguirás ser relevante para él.

 

  • Especialización versus diversificación

 

Consumidores informados iguales a consumidores exigentes. El cliente quiere contar con el mejor, con el experto que le solucione realmente sus problemas, no con el “aprendiz de todo, maestro de nada”. Por eso, seamos los mejores en una materia determinada. Sin miedo a quedar reducidos a un nicho de mercado específico. Porque ahora las empresas ya no ofrecen sus productos en una tienda de una calle en una ciudad concreta, ahora pueden mostrarlos al mundo. Exprime las posibilidades que te ofrece la tecnología y entra de lleno en el proceso de digitalización de tu empresa.

 

  • Austeridad versus despilfarro

 

No es una moda, no, es una necesidad. Eran otros los tiempos del “usar y tirar”. Ahora se impone el consumo responsable y eso se hace extensivo no solo a los consumidores, también a las empresas. Tenemos una responsabilidad. La responsabilidad de crear productos o servicios que perduren, que puedan ser utilizados una y otra vez, que tengan una segunda vida útil. Las empresas que lleven este principio por bandera, triunfarán. Comenzando por la propia imagen, identidades limpias, sin artificios, con sencillez. Recuerda, “menos es más”.

 

  • Responsabilidad versus insensatez

 

Responsabilidad social, medioambiental, económica. Estas serán las palabras que escucharemos en lo sucesivo una y otra vez. Porque el futuro lo creamos entre todos y sobre las empresas recae la responsabilidad de lograr un desarrollo sostenible y equitativo. Cuanto más comprometidas con el medio ambiente mejor, cuanto más solidarias con la sociedad, más deseable. Por eso las marcas responsables, con conciencia y madurez adquirirán todo el protagonismo en fechas venideras.

 

  • Flexibilidad versus rigidez

 

“El bambú que se dobla es más fuerte que el roble que resiste”. Este proverbio japonés ancestral parece haber sido pensado para los tiempos que nos toca vivir. Tiempos cambiantes, de precipitación de acontecimientos, de transformación acelerada, necesitan empresas flexibles, resilientes y versátiles. No tengas miedo a los cambios, son un modo de avanzar, de cuestionarte, de replantearte tu negocio para seguir adelante con más fuerza. Pero ten siempre en mente tu esencia, no la traiciones. No renuncies a los principios que te hicieron iniciar tu aventura, este viaje empresarial.

Categorías: